Aprende a gestionar una empresa fuera de la oficina

La vida va avanzando y con ella los avances tecnológicos, por eso quién no tenga un pensamiento 100% digital, se vuelve obsoleto.

La tecnología ha invadido la vida cotidiana de todo ser humano y el buscar trabajo fuera de la oficina, es uno de los recursos más utilizados en la generación actual y de lo que hoy quiero hablarte.

Recuerdo los tiempos que acompañaba a mi padre a su oficina, duraba todo el día allí y tenía un pensamiento muy particular “El que tiene tienda que la atienda” dándome a entender que su vida consistía en invertir todo su tiempo en la gestión de su empresa.

No niego que, al principio de ir a su trabajo, me emocionaba al conocer todo lo que él hacia durante el día, sin embargo, después de varias semanas, esta rutina ya me iba desgastando, darme cuenta que él hacia esto todos los días no me hacía envidiarlo; aunque los tiempos con mi papá eran significativos, pensar en unas vacaciones era todo un dilema.

Aunque iba por el mismo rumbo que mi padre (dependencia total a mi oficina, a mis clientes, las preocupaciones de dinero, etc) le doy gracias a la tecnología por tocar la puerta de mis vacaciones.

Todo empezó en la sala de espera cuando recibí la llamada de unos de mis clientes, asegurándome que estaba satisfecho con mi trabajo y pidiéndome que le enviara una cotización de unos productos; su tono de voz me daba a entender que no podía ser otro día y mi deseo de darle una pronta solución me hizo pregustarme ¿Tengo que irme de vacaciones? ¿Estoy dejando mi tienda sin nadie que lo atienda?

El crecimiento es el sueño para muchos, pero solo quienes pagan el precio de dar la milla extra, tendrán mejores resultados. Dar un buen manejo a las necesidades de cada cliente era mi deseo y en ese momento se había vuelto en una preocupación desesperante.

Al darme cuenta que la persona a mi lado estaba molesta por mi constante movimiento en el avión me hizo estar aún más fastidiado, no obstante, fue este hombre que sonriendo preguntó:

– ¿Todo se encuentra bien?
– Realmente no, soy un empresario que no tiene que estar aquí – contesté de manera muy grosera y mirando a la ventana.
– Yo también soy empresario y estoy aquí, déjeme ayudarlo.

Escuchar esas palabras fue de gran alivio y me inspiró aún más confianza cuando me mostró una aplicación en su celular y sin nombrarme su empresa, ni la cantidad de clientes que podía tener a cargo, me dijo: “esta es mi oficina y le voy a decir por qué”

¿La oficina fuera de su empresa?

Este empresario vivía tranquilo sus vacaciones, teniendo el control de toda su empresa por medio de su aplicación móvil.

Me contó que, en la sala de espera, podía revisar cómo iban todos los ingresos y egresos, decía que llevar un mejor control de su dinero y de sus áreas, permitía a su empresa tomar decisiones importantes, “Saber cuánta plata tengo en la caja me ayuda a tomar decisiones sabias para mi negocio… Usted ya sabe cómo es eso, una inversión importante en un mal momento es un gran riesgo“.

Lo que más llamó mi atención fue darme cuenta que para este empresario, lo más importante era darle un buen servicio a sus clientes; lo supe cuando me contó que una vez estaba fuera del país y un cliente le escribió a última hora pidiéndole que le enviara una cotización urgentemente; sonriendo, me contaba que se ganó el negocio porque fue el primer proveedor en responder “Por ahí dicen que el que pega primero, pega dos veces“.

Todo esto fue posible porque en la aplicación que me estaba mostrando, él ya tenía un diseño listo para la cotización y solo era seleccionar el producto que su cliente le pidió y enviarla por correo electrónico; ese negocio le representó una de las ganancias más significativas para su empresa durante el año.

Me sentía tan confiado con tan solo escucharlo y saber que no tenía por qué durar horas en mi oficina cuadrando caja o haciendo un montón de tareas operativas, me permitiría invertir mi tiempo en tomar decisiones estratégicas e incluso irme de vacaciones sin cargar con el sentimiento de culpa.

Bajé del avión sabiendo que no serían mis últimos tiempos de descanso y que darle lo mejor a mis clientes era realmente posible, con mi mente abierta caí en cuenta que la tecnología está a mi favor y el de mi negocio, porque podía contar con mi dispositivos móviles e internet gratuito donde quiera, ya que todo iba avanzando; las compras online cada día son más usuales, la tecnología avanza y las empresas tienen sí o sí que adaptarse a ella.

Transformar mi vida es posible cuando tomo buenas decisiones para mi empresa.

 
2017-11-23T11:40:38+00:00 Noviembre 22nd, 2017|Blog, Empresario|0 Comentarios

Deja Un Comentario

¿Cómo podemos ayudarte?