Cómo realizar el tratamiento contable de la pérdida de inventario

Si se presentan problemas con tu inventario y pierdes la información y el tiempo que invertiste en desarrollarlo, es normal que ya no quieras saber nada más. Es una situación compleja, pero no tienes por qué afanarte; en este artículo te presentamos algunos de los casos en los que debes realizar un tratamiento contable de las pérdidas de inventario. Quédate y entérate de todo. Así sabrás cómo hacer la deducción correspondiente.

En qué consiste un inventario

Los inventarios son uno de los principales recursos de cualquier negocio, por lo que se hace indispensable llevar un control detallado de ellos. De los inventarios depende que la empresa tenga la rentabilidad esperada; esa es la razón por la cual se genera un caos en la organización y en su funcionamiento normal, cuando se pierden o se destruyen.

¿Cómo realizar el tratamiento contable de las pérdidas de inventario?

Las pérdidas de inventario se pueden presentar por varios motivos. A continuación, te explicamos cuáles son las principales causas y qué debes hacer para tratar contablemente estas fallas en el inventario.

¡Para no olvidar!

En ciertos casos, la pérdida o destrucción de inventarios se puede deducir del Impuesto de Renta

Nómina de la A a la Z

Caso 1: Pérdida de inventario por robo o extravío de la mercancía

Este es uno de los casos más difíciles de manejar, debido a las implicaciones que trae la pérdida de la mercancía en el desarrollo de la empresa.  Es posible realizar esta deducción en conformidad con lo decretado en el art. 48 del Estatuto Tributario; el problema radica en que los acontecimientos que se presentan como actos de fuerza mayor son realmente raros y resulta muy difícil que la DIAN acepte estas deducciones.

La única manera en que la entidad admite este tipo de deducciones por robo o extravío de mercancías, es si se llegara a presentar algún fenómeno natural (como terremotos, avalanchas o tsunamis).

Caso 2: Pérdida de inventario como costos/casos fortuitos

“Cuando se trate de faltantes de inventarios de fácil destrucción o pérdida, las unidades del inventario final pueden disminuirse hasta en un tres por ciento (3%) de la suma del inventario inicial más las compras. Si se demostrare la ocurrencia de hechos constitutivos de fuerza mayor o caso fortuito, pueden aceptarse disminuciones mayores. Cuando el costo de los inventarios vendidos se determine por el sistema de inventario permanente, serán deducibles las disminuciones ocurridas en inventarios de fácil destrucción o pérdida, siempre que se demuestre el hecho que dio lugar a la pérdida o destrucción, hasta en un tres por ciento (3%) de la suma del inventario inicial más las compras”. (Art. 64, Estatuto Tributario)

En este caso, la destrucción y pérdida de inventarios es aceptada como costo que se determina conforme se muestra en el sistema de inventarios periódicos o permanentes; según el resultado que arroje este sistema, se establece el tratamiento de la pérdida del inventario.

La DIAN acepta sin problema una tasa de disminución hasta de un 3% del valor del inventario; si la pérdida llegase a ser más grande, entonces solo se puede deducir demostrando que hubo pérdida por casos de fuerza mayor o fortuitos.

Portal contador gratis

Caso 4: Destrucción de inventarios por medidas sanitarias

Si tienes productos que han sido eliminados del inventario por algún incumplimiento con las medidas sanitarias, entonces serán elementos obsoletos y puedes presentar la deducción bajo los términos antes mencionados.

Caso 5: Deducción de inventarios asegurados

Si existe pérdida de inventario, pero tu mercancía estaba asegurada y debidamente reconocida, la deducción de la pérdida será igual al porcentaje que cubre el seguro. De igual forma, esta disminución se aplicará a aquellos casos en los que el valor de la pérdida es asumido por un tercero.

La importancia de los inventarios en las empresas

Los inventarios se han convertido en la parte medular de cualquier empresa que se dedica a la producción y venta de bienes, porque por ellos pasa toda la información del producto y las necesidades que van presentándose con el transcurrir de los días y la actividad económica. Por esta razón, se hace necesario llevar un control de inventarios que te permita:

  • Revisar los saldos y mercancías de tu bodega.
  • Determinar qué cantidades disponibles hay en stock.
  • Crear reportes de la situación económica de tu negocio.
  • Planear el siguiente paso y saber qué debes retirar, surtir, comprar o poner en oferta.
  • Evitar problemas a la hora de distribuir la mercancía o entregarla al cliente.

Tener tu inventario al día parece tedioso y complicado, aún más sabiendo que hacerlo implica llevar un control detallado del mismo. La ventaja es que en Siigo te brindamos la mejor solución para que el llevar los datos de tus productos no sea un dolor de cabeza, sino que, por el contrario, disfrutes haciendo el seguimiento de tu inventario.

Ingresa a nuestro sitio web y descubre el plan que más se ajuste a las exigencias de tu empresa, para que pongas en marcha tu negocio y lo lleves a la cima.

<<Software en la nube para controlar inventarios. Cotízalo aquí>>